El desarrollo moral (3ºESO)

captura-de-pantalla-2016-11-09-a-las-1-57-52

La reflexión ética

EL DESARROLLO MORAL (3º ESO)

[Texto de la actividad basado en: Salvador Villegas Guillén, Luis Rodríguez Luján, Loren Barranco Camacho, Jesús Fernández Bedmar, Educación ético-cívica, 4º ESOEditorial Bruño, Madrid, 2008, pp. 10-11. Se han hecho pequeñas modificaciones y añadidos ajenos al texto citado]

 

Piper Disney Pixar
http://tune.pk/player/embed_player.php?vid=6753869&folder=2016/11/04/&width=600&height=350&autoplay=no

EL PROCESO DE MORALIZACIÓN

El desarrollo moral del ser humano se produce por medio de las experiencias que acumula de forma progresiva. Esto supone aceptar una serie de normas ya establecidas, que el sujeto debe interiorizar y hacer propias. Ahora bien, desarrollo moral no significa que el niño sea cada vez mejor; significa que va adquiriendo mayor capacidad para emitir juicios morales e, incluso, para elaborar sus razonamientos morales.

Etapa heterónoma

El ser humano nace como ser amoral; su conducta no se rige por unas pautas determinadas, sino más bien por impulsos (durante este tiempo no puede hablarse de moral, ya que no poseemos capacidad de actuar de forma consciente). Pero, a temprana edad (a los 2 años, aproximadamente), comienza a seleccionar e interiorizar valores ajenos: unos, porque le son impuestos, incluso con castigos; otros, porque los observa e imita de los padres, de los hermanos mayores, de los compañeros de colegio, de los profesores, de los medios de comunicación, etc.

En esta etapa, el aprendizaje de modelos sociales y valores morales y su jerarquización le vienen impuestos al sujeto desde fuera; en realidad, el comportamiento del niño o de la niña depende más de quienes le rodean que de sí mismo:

  • Los padres. El niño o la niña se siente, desde un principio, protegido por los padres; ellos dicen cuándo, cómo y qué debe hacerse y solucionan cualquier problema. Esto proporciona a los padres autoridad y al menor, seguridad. En consecuencia, los padres se convierten en modelo y el niño tiende a imitar su conducta y a aceptar las cosas como buenas o malas, correctas o incorrectas, según la calificación paterna. El menor comienza así su aprendizaje moral.

Pero, a veces, se producen divergencias en temas concretos. Por ejemplo, cuando el niño se empeña en seguir jugando en vez de ir a la cama, a pesar de las normas que, sobre el descanso, pretenden instituir sus progenitores, empieza ya a formar sus propios criterios.

  • Los profesores. Además de las influencias paternas y debido a que, según el menor crece, la fe en la omnisciencia de los padres tiende a disminuir, las opiniones de otras personas comienzan a tener mayor importancia para él. Ahora son los profesores quienes participan de la autoridad que antes solo tenían los padres.
  • Los compañeros de juego. Por otro lado, el interés del niño o de la niña se desplaza cada vez más fuera de la familia; el afecto familiar ya lo tiene y es natural que intente conseguir el de otras personas, especialmente de compañeros de su misma edad.

A partir de los siete u ocho años (moral de respeto mutuo entre iguales) los niños forman grupos o pandillas. Aprenden juegos que tienen unas normas establecidas; pero, por encima de estas normas meramente técnicas, descubren otras que les indican que unas acciones están bien y otras mal, aunque no las prohíba taxativamente el reglamento del juego. Por ejemplo, cuando juegan al fútbol, tal vez no sepan qué es el fuera de juego; pero disciernen perfectamente que el juego peligroso “está mal”. Realizan, así, sus primeros pasos hacia la autonomía moral. En esta etapa ya no vemos las normas como lo que nos viene impuesto de una autoridad exterior, sino como reglas del juego.

(Se denomina heteronomía a la etapa en la que el individuo asimila de su entorno principios, normas y valores morales).

Etapa autónoma

A partir de la adolescencia (aproximadamente desde los 12 años en adelante), el sujeto comienza a replantearse las normas y los valores adquiridos durante la niñez: inicia así su proceso de autonomía moral. Empieza a rechazar que lo programen, porque quiere ser él mismo. Para ello se rebela, pone en cuestión el bagaje moral recibido y organiza su propia jerarquía de valores, anteponiendo unos y posponiendo o rechazando otros.

El joven adolescente inicia la formación de su propia personalidad, tarea que durará toda la vida. En esta etapa, en la medida en que reflexiona sobre sus propios valores y normas, el desarrollo moral ya no le viene de fuera. Comienza a formular principios generales y a respetar las normas de forma personal, no porque le sean impuestas.

Esto no significa que todos los adultos hayan alcanzado la autonomía moral. La madurez moral, la formulación de criterios morales personales, no se consigue siempre con la edad: es una conquista del sujeto. Si el desarrollo moral es menor que el desarrollo físico, se habla de infantilismo moral.

(Se denomina autonomía a la etapa en el que el individuo establece sus propios principios, normas y valores morales).

captura-de-pantalla-2016-11-30-a-las-8-38-59

Captura de pantalla del vídeo “Desarrollo Moral: Piaget, Kohlberg”, del canal de YouTube EDUTICPERU (https://youtu.be/6PKAFB3LiWo)

El psicólogo Kohlberg describió muy bien este desarrollo moral de la conciencia, a través de tres niveles, dentro de cada uno de los cuales se diferencian dos etapas sucesivas, en total seis etapas:

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-9-34-41

“El desarrollo moral según Kohlberg”, en Ética y ciudadanía, Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Coordinación: Simón Royo Hernández. Autores: Julián Jesús Martínez López, Pedro Fernández Liria, María José Serrano de la Cruz, Concepción Pérez García, César Prestel Alfonso, Óscar Sánchez Vadillo, Simón Royo Hernández (http://recursostic.educacion.es/secundaria/edad/4esoetica/quincena2/index_quincena2.htm)

Actividades

  1. ¿Crees que has pasado por estas etapas? Pon algún ejemplo personal de cada una.
  2. Un grupo de amigos está jugando a la pelota y rompe la ventana de un vecino. Imagina de qué diversas maneras podrían reaccionar dependiendo de su nivel de desarrollo moral. Haz lo mismo con otros ejemplos que se te ocurran de la vida real.
  3. Teatro o cine: crea una breve obra de teatro o un cortometraje con alguna de las situaciones del ejercicio anterior.

audiovisual

descarga

El desarrollo moral (ficha en PDF)


TRABAJO sobre tu localidad y el tema “El desarrollo moral”

[Texto del trabajo de elaboración propia, salvo la introducción, que es una adaptación del texto de Jesús Alhambra, Mercedes Cánovas, Felipe Centelles, Mercedes Gómez Blesa, Marino Lallana, Tomás Rey de Viñas, Carmen Ríos, Juan Rodríguez Pérez, Ética, 4º de ESO, Editorial Azacanes, Toledo, 1998, pp. 48-49]

INSTRUCCIONES

  • Vamos a realizar un trabajo sobre tu localidad. Está pensado para hacerlo en equipos (de 4 o 5 alumnos), aunque también se puede hacer de manera individual
  • El trabajo puede realizarse a mano o usando el ordenador. Se pueden incluir fotografías, vídeos, recortes de periódico, fotocopias de libros o lo que consideréis oportuno
  • Después el trabajo será expuesto en clase

Vamos a realizar un viaje al mundo de la moral con la ayuda de nuestros familiares y vecinos…

Las normas morales nos indican cómo debemos actuar para que nuestra conducta sea calificada como buena. “No matar”, “no robar”, “no mentir” son normas morales que nos permiten alcanzar el bien. Lo que justifica y legitima las normas morales son los valores morales vigentes en cada sociedad.

Ahora bien, ¿quién es el encargado de estipular las normas morales? ¿quiénes las formulan? Por un lado, las normas morales pueden provenir de un origen externo al individuo, pueden provenir del Estado, de Dios, de la Sociedad, de la naturaleza humana, etc.; por otro lado, pueden ser creadas por el propio individuo, si éste ha alcanzado la autonomía moral (auto=uno mismo; nomos=ley o norma).

El filósofo Immanuel Kant opinaba que sólo podemos calificar un acto como moral si es decidido libremente por el sujeto. En cambio, no diremos lo mismo de una acción que ha sido llevada a cabo bajo presión o coacción de algo o alguien externo

Para Kant, el sujeto, como ser libre, ha de dotarse de sus propias reglas de conducta, esto es, puede hacer lo que quiera y lo que le parezca siempre que respete una única norma básica y universal, aplicable a todos los seres humanos, que denominó “imperativo categórico” y que de modo sencillo podría formularse con el lema popular: “no hagas lo que no quieras que te hagan a ti”.

  1. El hijo o la hija ideales
  • Entrevistad a la madre o al padre de alguno de los miembros del equipo acerca de su opinión sobre cómo debería comportarse idealmente un hijo.

Podéis preguntarle cosas como las siguientes (y añadir las que queráis):

¿Cómo tiene que comportarse un hijo para ser considerado un “buen hijo”? ¿Es importante que saque buenas notas en la escuela? ¿Por qué? ¿Es importante que colabore en las tareas domésticas? ¿Por qué? ¿Qué otras cosas son importantes? ¿Cómo eran los hijos de antes? ¿Eran diferentes a los de ahora? ¿Por qué?

Escribid vuestra opinión sobre las respuestas del entrevistado. ¿Estáis de acuerdo? ¿Por qué?

Podéis incluir fotos antiguas, fotocopias de documentos, vídeos, o lo que consideréis que puede mejorar vuestro trabajo.

2. El alumno o la alumna ideales

  • Entrevistad a un profesor o a una profesora del instituto o del colegio acerca de su opinión sobre cómo deberían comportarse idealmente los alumnos.

Podéis preguntarles cosas como las siguientes:

¿Cómo debe comportarse un alumno en la escuela o en el instituto para que sea considerado un “buen alumno”? ¿Por qué? ¿Es importante que el alumno saque buenas notas? ¿Por qué? ¿Qué otras cosas son importantes? ¿Cómo eran los alumnos de antes? ¿Eran diferentes a los de ahora? ¿Por qué?

Escribid, de nuevo, vuestra opinión sobre las respuestas del entrevistado. ¿Estáis de acuerdo? ¿Por qué?

3. El vecino o vecina ideales

  • Entrevistad a un vecino o vecina de vuestra localidad acerca de su opinión sobre cómo deberían comportarse idealmente el resto de vecinos.

Podéis preguntarles cosas como las siguientes:

¿Cómo debería comportarse un vecino para que sea considerado un “buen vecino”? ¿Por qué? ¿Es importante que ayude o colabore con los demás vecinos? ¿Por qué? ¿Qué otras cosas son importantes? ¿Cómo eran los vecinos antes? ¿Eran diferentes a los de ahora? ¿Por qué?

Escribid, de nuevo, vuestra opinión sobre las respuestas del entrevistado. ¿Estáis de acuerdo? ¿Por qué?

4. Añadid más información para enriquecer este trabajo

  • ¿Estáis de acuerdo con las normas morales que os han señalado los entrevistados? ¿Sí o no? ¿Por qué? ¿Qué cosas no os parecen bien? ¿Qué cosas os parecen adecuadas?
  • Haced una LISTA DE PROPUESTAS DE MEJORA DE LAS NORMAS MORALES para vuestra localidad y escribidla.
  • Añadid fotos, vídeos, dibujos y lo que queráis para enriquecer el trabajo.
descarga

Trabajo por equipos sobre “El desarrollo moral y tu localidad” (ficha en PDF)

descarga

CRITERIOS DE CORRECCIÓN del trabajo por equipos sobre “El desarrollo moral y tu localidad” (ficha en PDF)

(…)


descarga